LIBROS PARA EDUCAR EN VALORES: Los pájaros

Como todos los lunes comenzamos la semana recomendando un libro. El de hoy una maravillosa historia que nos habla de amistad y de reivindicación de los pequeños detalles. Su título: Los pájaros y lo firman Germano Zullo y Albertine.

 

.

Los pequeños detalles son auténticos tesoros.
Tan solo uno basta para enriquecer el instante
que pasa y cambiar el mundo.

Del protagonista de la historia de hoy desconocemos prácticamente todos los detalles de su vida. No sabemos su nombre, ni dónde vive, ni cuáles son sus gustos o sus aficiones. No sabemos si está casado, ni si tiene hijos. Lo único que conocemos es que nuestro protagonista, hoy como todos los días, ha conducido su furgoneta por un camino desértico hasta el punto indicado, justo al borde de un precipicio. Allí ha parado, ha abierto la puerta trasera y ha cumplido con su trabajo: dejar en libertad unos pájaros que rápidamente se perderán en el cielo.

.

.

Hasta este momento todo lo que os he contado está deducido de las maravillosas ilustraciones creadas por Albertine. Nueve dobles páginas en formato apaisado en donde únicamente nos han avanzado la siguiente frase:

Algunos días son diferentes. 

Y lo son porque en ellos encontramos un detalle mínimo, diminuto que bien podría haber pasado desapercibido pero que al percatarnos cambia el curso del día y, si nos descuidamos, de la vida.

.

.

Nuestro protagonista cuando va a volver a cerrar la puerta trasera de su camioneta descubre que no está vacía.

Los pequeños detalles no están hechos para ser advertidos.

Están hechos para ser descubiertos. 

.

Su descubrimiento es un pequeño pájaro negro y tímido que parece no saber volar.

.

.

A partir de aquí de forma soberbia, con un mínimo texto y de una manera absolutamente poética  el libro nos habla de amistad entre dos seres diferentes, de compartir, de aprender y de enseñar. Pero sobre todo nos proponen una lectura atenta e inteligente que nos invita a detenernos en  detalles que habitualmente pasan desapercibidos pero que una vez descubiertos se convertirán en algo importante.

Casi imperceptibles.
Pero tan presentes
que se vuelven inmensos.

.

Espero que os guste y os sirva esta maravillosa metáfora sobre la importancia de aprender a reconocer el valor de las pequeñas cosas que se llevó en 2011 el Premio Sorcières, otorgado por la Asociación de Bibliotecarios Franceses y Librerías Especializadas. Un libro en el que llama la atención la simbiosis que lográn Germano Zullo y Albertine, aunque si indagamos en su bibliografia no es extraño pues llevan trabajando juntos muchos años con una extensa bibliografía publicada originalmente en la editorial suiza La Joie de Lire y han obtenido reconocimientos tan importantes como la Golden Apple de la bienal de ilustración de Bratislava en 1999.

Este fin de semana revisaba otros dos títulos suyos –SOS Televisión y La Playa- que bien podría haber reseñado pues merecen mucho la pena.



Te puede interesar:

Deja tu comentario


2 + 12 =