MÚSICA CLÁSICA PARA CARNAVAL: Carnaval. Escenas bonitas con cuatro notas de Robert Schumann (2º parte)

Volver al blog

MÚSICA CLÁSICA PARA CARNAVAL: Carnaval. Escenas bonitas con cuatro notas de Robert Schumann (2º parte)

MÚSICA CLÁSICA PARA NIÑOS | Música para carnaval | Schumann, Robert

En RZ100arte estamos celebrando el  Carnaval y lo hacemos con música. Concretamente con la obra Carnaval. Scènes mignonnes sur quatre notes, op. 9 de Robert Schumann.

.

 

.

Una celebración que comenzó en el post anterior, cuando os explicamos algunos de los enigmas musicales que se esconden bajo esta composición escrita para piano por Robert Schumann entre 1934 y 1935. (pinchad aquí si queréis acceder  a la primera parte de este post).

Como lo prometido es deuda, ahora toca descubrir al resto de los participantes a este baile de máscaras. Para ello hablaremos, escucharemos y disfrutaremos de cada uno de los veinte números, todos ellos escritos a partir de esas letras-musicales, de los que se compone la obra.

.

Comienza la fiesta.

.

Preámbulo.

.

Una apertura muy solemne a modo de alegres fanfarreas que llaman, convocan a los invitados al baile que está a punto de empezar. Realmente empieza antes de lo que creíamos, aquí mismo, en este preámbulo pues a partir del min 0’50 comienzan a desfilar un buen número de desconocidas, por el momento, siluetas y a mezclarse entre ellas. Curiosamente este preámbulo es el único número que nada tiene que ver con esas cuatro notas mignon que tanto nos han dado que hablar hasta ahora (aquí).

.

.

 Georges Barbier, Pierrot, Colombina y Arlequín  (1913)

.

Pierrot.

.

Es la máscara de Eusebio y bajo él se encuentra el propio Schumann, primer participante del baile. Una pieza insinuante, una especie de ensueño en el que aparece de manera recurrente una idea musical, como no, salida de esas letras-musicales que ayer comentábamos: mib-do-si (min 0’04 aparecen por primera vez). ¿Qué mensaje nos mandan?  Nos cuenta quién se esconde tras la máscara. Alguien cuyo nombre empieza por SCH. Fácil, ¿no?

.

Interpreta Charles Rosen

.

.

Arlequín.

.

Pero Eusebio, ese personaje lírico y apacible no es la única forma en la que se nos va a presentar Schumann. Su personalidad como la de tantos románticos se desdobla y su otro yo, el enérgico, seguro de sí mismo e impulsivo toma cuerpo en sus escritos bajo el nombre de Florestán. Es precisamente a este yo al que encontramos bajo la máscara de Arlequín. Su música un vals vivo y espiritual, también con estribillo mágico (para aquellos que deseen buscarlo una escala descendente de Fa a sib) que desembocará sin pausa en el siguiente número.

.

Interpreta Boris Giltburg (pincha para escuchar)

.

 Boceto del vestuario del personaje de arlequín.

Realizado por Léon Bakst (1910)

.

Valse noble.

.

El baile continúa, en esta ocasión con un maravilloso vals que nos recuerda al mejor Schubert. Tras el receso volverán a la acción Eusebio y Florestán. Escuchemos el vals noble en la interpretación de Wilhelm Kempff

.

.

Eusebius.

La música nos muestra nuevamente a Eusebio y como su propia personalidad, la podemos describir como vacilante, en sus fluidos septillos, tierna y temerosa.  Eusebio es el  hermano Pierrot, pero en este punto parece que ya ha decidido renunciar a cualquier voluntad de acción. 

.

Interpreta Claudio Arrau.

.

.

Georges Barbier, Pierrot, Colombina y Arlequín  (1913).

.

Florestán.

.

Como no, tras la eterna duda Schumann nos presenta a su otro yo. Musicalmente un vals apasionado, juvenil y tempestuoso lleno de cambios de tempo. Tal vez aquí ya nos está presentando a dos de sus invitadas: Estrella y Chiarina e incluso en estos cambios de ritmo contante podemos ver su propia actitud mariposeante con estas dos invitadas. Pero no adelantemos acontecimientos.

.

Interpreta Boris Giltburg (pincha aquí para escuchar)

 

Coquette.

.

Por fin la primera invitada. ¿Quién se esconderá tras la máscara? La música nos dice que es alguien frívola, coqueta, de ágil silueta y caprichosa en su ritmo balanceante. No parece nadie conocido por Schumann, no es ninguna de sus dos amadas. No somos capaces de identificarla, únicamente sabemos que Schumann la llamó Coquette.

.

Interpreta: Boris Giltbur (aquí para escuchar)

.

Boceto del vestuario del personaje de Coquete.

 Realizado por Léon Bakst (1910)

.

Réplique

.

Siempre sin interrupción, nos volvemos a encontrar en Réplica con Florestan. Esta vez le escuchamos afectado. Tantos encuentros sucesivos y repentinos le están alterando pero él siempre tiene tiempo para soñar, para disfrutar de esa melancolía con la que revive en sus recuerdos. Recuerdos que desaparecerán con el diminuendo.

.

Interpreta: Boris Giltbur (aquí)

.

Papillons.  

.

El torbellino de la fiesta reaparece con el capricho brillante de estas Mariposas a las que incluso les podemos seguir el vuelo.  Con ellas, sin pausa, casi perdiendo el aliento nos vamos directamente al Vals de las letras danzantes.

.

Boceto del vestuario del personaje de Papillon.

 Realizado por Léon Bakst (1910)

.

A.S.C.H.-S.C.H.A. (Lettres dansantes)

.

Un vals caprichoso para su bella amada. En este momento no hay duda de quien se encuentra tras la máscara. Las letras nos lo dicen, son Ernestina y Schumann. El amante y la amada por fin se encuentran para bailar un vals.

Interpreta: Boris Giltbur (aquí).

.

Chiarina.  

.

Una nueva invitada aparece en el baile, toda una rival para Ernestina pues es, ni más ni menos, que la joven y apasionada Chiarina bajo cuya máscara se encuentra Clara, quien con el tiempo se convertirá en Clara Schumann, su mujer. Además en este Passionato en  Do m el ritmo de mazurka nos habla de la inminente llegada de un ilustre invitado a la fiesta, ni más ni menos que Chopin.

.

Interpreta: Boris Giltbur (aquí)

.

 

 

Boceto del vestuario del personaje de Chiarina.

 Realizado por Léon Bakst (1910)

.

Chopin.

.

Como comentaba antes, Schumann ha invitado a dos célebres compositores a este baile de máscaras, paradigma de lo que para él y para muchos son los dos extremos de la Música Romántica. El primero: Chopin. La música que lo describe, una hermosísima melodía cantábile, entre elegiaca y temblorosa bajo la que escuchamos un refinado acompañamiento armónico realizado a partir de arpegios.

.

 .

.

Estrella

.

Y tras Chopin, otra invitada femenina. Su nombre Estrella y bajo su máscara nuevamente volvemos a encontrar a Clara. La música otro vals, pero como cabía esperar con semejante invitada, violento y apasionado.

.

Boceto del vestuario del personaje de Estrella.

 Realizado por Léon Bakst (1910)

.

Reconnaissance.  

.

Tras tanta pasión e invitado ilustre llega un momento de distensión. Contraste total, la alegría y despreocupación es la norma. Algunos aquí vuelven a escuchar a Ernestine y Schumann reconociéndose en el baile. (Pincha aquí para escuchar)

.

Pantalon et Colombine.  

.

Más invitados esta vez venidos de la Comedia del arte. La música rápida, viva, un pequeño capricho en stacatto en el que Pantaleón y Colombina parecen tomarse el pelo mutuamente, y tras algún breve momento de reposo… vuelven a la carga. La tomadura de pelo llega hasta el final con sus últimos cuatro compases a modo de coda inesperada. (Escúchalo aquí)

.

 

Monsieur Adolph Bolm 1913 (E.O. Hoppe)

.

Vals allemande

.

Los invitados siguen bailando en este caso un precioso vals que despliega todo su encanto en el ritmo muy schubertiano de negra-cuatro corcheas.

.

.

Intermezzo Paganini. 

.

El otro invitado ilustre, el otro paradigma del Romanticismo. El abanderado del virtuosismo, de la destreza instrumental extrema, el diablo en música. Paganini hace su aparición de repente, interrumpiendo de manera turbulenta el curso del baile con su staccato peligroso lleno de contratiempos.

.

.

.

Aveu.

.

Toda una confesión de amor, ¿a quién? No lo sabemos. La música como si fuese la voz, discreta y temblorosa en su lirismo sincopado. (Aquí)

.

Promenade 

.

Otro vals, pero esta vez el más auténtico de todos, un vals plenamente chopiniano en su elegancia, en sus inquietudes armónicas, en sus susurros.  En la grabación escuchamos a Alicia de Larrocha interpretando desde el Valse allemande hasta Promenade.

.

 Auguste Macke, Ballets Rusos, 1912.

.

El baile se acaba, el fin de fiesta está por llegar pero antes una brevísima pausa, tumultuosa que nos llevará a la Marche des Davidsbündler contre les Philistins.

.

Interpreta: Wilhelm Kempff.

.

Marche des Davidsbündler contre les Philistins.

Todo un desaire a la convención. Toda una marcha carnavalesca y guerrera. Si tomamos a pie de la letra las indicaciones de movimiento que pone el compositor, (la que nos dicen en una partitura a qué velocidad la debemos interpretar)  la pieza entera es un enorme acelerando.Y en él reconocemos a la Davidsbündler (Liga de David) una sociedad de música creada por Robert Schumann en sus escritos para defender la causa de la música contemporánea de sus detractores, los filisteos. Los dos principales miembros de esta liga ya nos han bailado mucho, pues son ni más ni menos que Florestán y Eusebio.

.

.

Hasta aquí este baile de máscaras organizado por Robert Schumann que ha tenido como invitadas estelares a sus dos amadas: la baronesa Ernestine von Fricken, -su prometida en aquel momento y a la que abandonó vilmente cuando supo que no podía aportar ninguna dote al matrimonio- y Clara Wieck,  joven apasionada en el momento en el que se concibió esta obra que acabaría convirtiéndose en su mujer; a dos músicos ilustres: Chopin y Paganini; a personajes de la Comedia del Arte y a personajes contemporáneos de ese mundo imaginario que abunda en sus escritos -no hay que olvidar que su Nueva Revista para Músicos, semanario de crítica y doctrina que se convirtió en plataforma del romanticismo musical, fue creada por Schumann en el mismo año que este Carnaval, en 1834-. Los más sencillos de reconocer los davidistas, los filisteos y como no, él mismo en su dual personalidad.

.

.

Lo vamos a dejar aquí pero el tema daría para bastante más. Únicamente una anotación. En 1910 esta pieza para piano se convierte a petición del empresario ruso Sergei Diaguilev en un ballet que entrará en el repertorio de Los Ballets Rusos, esa compañía de bailarines, coreógrafos, artistas y músicos que se convertirá en una de las mayores fuerzas de la representación artística del primer cuarto del s. XX.

.

.

Volveremos a hablar de ellos solamente decir que las ilustraciones que han acompañado a este artículo son bocetos de los trajes, dibujos o cuadros de época realizados para la versión para ballet de este Carnaval, op. 9 de Robert Schumann.

.

Más MÚSICA CLÁSICA para niños
TALLERES de RZ100ARTE
Las artes plásticas del s. XX al alcance de los más pequeños

A partir de una historia, una anécdota o una experiencia personal del artista y desde la práctica y el disfrute introduciremos a nuestros niños, de una manera lúdica y amena, en algunas de las principales técnicas, escuelas o estilos que se desarrollaron en las artes plásticas del s. XX, ampliando con ello su imaginario y ofreciéndoles técnicas y herramientas con las que puedan crear, desarrollar su imaginación y por qué no, con las que puedan disfrutar del arte de cualquier época.

JugART: Kandinsky te lo cuenta

Jugart: …. te lo cuenta utiliza la predisposición natural del niño hacia las imágenes para introducirles en el universo pictórico de un artista plástico, acercándoles a través del juego y el entretenimiento algunas de sus obras más conocidas a partir de las cuales contaremos una historia sobre la que posteriormente ellos pintarán.

Historias contadas con música

La música clásica está llena de historias fantásticas protagonizadas por bellas princesas, ogros malvados o aprendices de brujos bastante patoso. Historias sobre museos, sobre pájaros encantados o sobre ciudades en otro tiempo gloriosas y hoy sumergidas en el agua. En “Historias contadas con música” utilizaremos algunas de estas maravillosas obras para mostrar a nuestros niños que la música, sin necesidad de imágenes visuales ni de palabras, también habla y nos cuentas cosas.

Mirar a través. Un cuadro. Una historia

Un ciclo de talleres que además de proporcionarles un rato delicioso observando, imaginando y haciendo arte; de formentar su imaginación y su capacidad de concentración y memoria son una posibilidad magnífica para iniciar a los niños, de una manera absolutamente lúdica, en el camino hacia el disfrute artístico.

Las 10 obras mas famosas de la música clásica contadas para ti.

El ciclo Las 10 obras más famosas de la música clásica está concebido como un curso de diez clases para adultos que les guste la música clásica y deseen poder disfrutarla con intensidad. 10 sesiones en las que de una manera clara y con un lenguaje cercanodesmenuzaremos esas obras tan “respetadas” de la música clásica para ofrecer pautas de escucha que permitan a nuestro auditorio disfrutar y hacer disfrutar de ellas.

A través de El Jardín de las delicias

El presente taller utiliza la predisposición natural que tienen nuestros niñ@s hacia las imágenes para acercarles en el V centenario de la muerte de El Bosco, desde el juego y el entretenimiento El Jardín de las Delicias una de sus obras más significativas, conocidas y apreciadas.

Monstruos mitológicos. La mitología al alcance de los más pequeños

Una ruleta, 15 monstruos, 15 excusas para introducir a nuestros niños, de una manera amena y sencilla, en el fascinante mundo de la mitología. De cuál hablamos únicamente depende de la mano inocente que haga rodar la ruleta. Las posibilidades muchas, incluso nos puede tocar hablar de cómo la mitología griega está presente hasta en su querido Harry Potter.

Las 10 obras más famosas de la música clásica contadas para niños

¿Te gusta la música clásica? ¿Te gustaría disfrutarla junto a tus hijos, nietos, sobrinos…? Si la respuesta es sí pero no sabes cómo hacerlo, éste es tu curso. A través de juegos, videos, bailes, canciones, historias, teatros… desmenuzaremos esas obras tan “respetadas” para daros las pautas de escucha necesarias con las que disfrutar y hacer disfrutar con ellas.

Te puede interesar:

Deja tu comentario


10 + Doce =