MÚSICA CLÁSICA PARA NIÑOS: La sinfonía de los juguetes

Como todos los domingos abrimos nuestro auditorio para hablaros de una obra de música clásica que consideramos importante en la formación de nuestros más pequeños. La elegida hoy  La Sinfonía de los juguetes de ¿…? Comienzan las apuestas.

 

 

 

La Sinfonía de los juguetes es una obra del clasicismo –ese periodo de la música que va entre 1750, año en el que muere Juan Sebastian Bach y 1810- y su autoría ha sido un debate abierto durante mucho tiempo para la musicología –como se puede observar de las diferentes paternidades que leemos en las carátulas de los CD que hemos elegido como imágenes ilustrativas de este post- que parece que por fin está zanjado. Atribuida durante años a Joseph Haydn, probablemente por aquello de ser considerado el padre de la Sinfonía -ahora hablamos de qué es una Sinfonía-, a su hermano Michael e incluso a Leopold Mozart -el padre de W. A. Mozart a quien hasta hace nada se consideraba su autor más fiable-, hoy en día parece claro que esta Sinfonía de cámara con una sonoridad tan especial nació de un monje benedictino natural del Tirol de nombre Edmund Angerer (1740-1794).

 

 

Este buen señor, aunque a día de hoy sea un auténtico desconocido para el gran público, tuvo bastante éxito en su época. La obra parece que la compuso hacia 1770 y su primer título no fue Sinfonía de los juguetes sino Música de Berchtesgaden (Berchtoldsgaden Musick ) en alusión a esta zona de Baviera que en la época era una gran productora de  juguetes sonoros que se exportaban a toda Europa. El título por la que hoy la conocemos lo puso su editor, bastantes años después de la muerte de Edmund Angerer quien además decidió cambiar la autoría otorgándosela a Joseph Haydn, muy reconocido ya en vida, lo que le iba a hacer vender muchísimos más ejemplares.

 

Aclarado este punto que tanta controversia ha dado, empecemos a hablar de los motivos por la que la traemos a nuestra lista de imprescindibles.

 

Lo primero que convendría aclarar es el título ¿Por qué Sinfonía de los juguetes? Pues, como ya hemos avanzado antes, porque en ella los juguetes van a tener un papel fundamental ya que sumados a los instrumentos propios de una orquesta clásica nos vamos a encontrar un cuclillo, un ruiseñor, una carraca, trompetas de juguete, un reclamo para pájaros, un glockenspiel y una flauta de pico todos ellos creando una sonoridad muy peculiar, ácida podríamos incluso denominarla, que añadida a la trama de una sinfonía clásica, va ser perfecta para introducir a los más pequeños en este género.

 

 

Creo que ha llegado el momento de escucharla y presentársela a los chavales. Yo lo haría jugando a adivinar, no diría nada, ni que es una obra para orquesta de cámara, ni que intervienen juguetes… Simplemente la podría y les preguntaría ¿Qué instrumentos suenan? Obviamente la cuerda la reconocerán fácilmente pero, tal vez, para poder distinguir el resto  les tengáis que ayudar.

 

Una cosa antes de comenzar la escucha. La obra dura aproximadamente diez minutos. A un niño de primeras nunca se le debería hacer escuchar diez minutos de música sin referencias, porque no va a escuchar nada, en menos de 30 segundos ha desconectado. Para engancharle con la sonoridad, para que descubra que en esa obra interviene con un papel estelar juguetes sonoros son suficientes uno o dos minutos máximo. Y en ese tiempo id haciéndoles preguntas, parando la música, guiándoles. Ya llegará el tiempo de que sean capaces de disfrutar de grandes intervalos de música solos, pero no al principio. No hay nada más satisfactorio que sea él el que te pida que quiere escuchar más.

 

 

Reconocidos los diferentes instrumentos que intervienen, eso sí dependiendo de la edad que tengan los chavales, creo que esta obra un buen ejemplo para contarles ¿Qué es una sinfonía?

 

La palabra Sinfonía etimológicamente significa sonar juntos y a lo largo de la historia de la música ha ido teniendo muchas acepciones. Normalmente no suelo remarcar en demasía la idea de los periodos históricos a los que pertenecen la obra, pero hoy, al principio, he hecho hincapié de que estábamos hablando de una obra del periodo clásico, un momento en el que se van a configurar determinadas cuestiones tal y como hoy las conocemos y una de éstas es la idea de lo que es una Sinfonía.

 

Desde finales del Barroco una Sinfonía es una obra escrita para orquesta, no hay una sinfonía para dos instrumentos eso lo llamaremos de otra manera, la sinfonía desde el s. XVIII va a ser una obra para orquesta estructurada en movimientos, normalmente cuatro y cada uno de ellos con un tempo y estructura diferente.

Tanto el tipo de orquesta como el número de movimientos y la estructura de ellos irá variando con los años. En este momento la orquesta es pequeñita, concretamente esta obra está escrita para cuerda, continuo, dos oboes, dos trompas, además de todos los juguetes. Es lo que llamaríamos una orquesta de cámara, pero esta orquesta irá creciendo hasta encontrarnos con las enormes orquestas sinfónicas de más 100 integrantes del Romanticismo.

 Ilustración Santiago Ríos

 

¿Qué es lo que puede reconocer fácilmente a partir de esta pieza? Pues los tres movimiento de los que está compuesta esta Sinfonía. Un inciso antes de nada, la estructura típica de una sinfonía, como ya hemos dicho, es que tenga cuatro movimientos, el hecho de que ésta tenga tres probablemente se debe a que no nació como sinfonía sino como cassation, una obra de ocho movimientos de los que en la actualidad únicamente tocamos estos tres. No quiero entrar en debates. Lo que considero importante es que esta obra, por esa sonoridad que le dan  los juguetes tan atrayentes para los chavales,  puede ser una buena introducción a esa idea de la sinfonía como una obra compuesta para orquesta y estructuradas en diferentes movimientos, cada uno de ellos con un tempo y unas características propias. 

 

En este caso concreto el primer movimiento es un Allegro, el segundo un minuet (a partir de min 4’10”) ligerito y bastante largo en el que tenemos reunidos a todos los cucus y pájaros del campo y que como buen minuet tiene un trío en la parte central con una graciosa melodía; para acabar con un tercer movimiento nuevamente allegro, con aire de caza que se construye con dos temas bastantes divertidos. Os dejo otra grabación en la que os ponen el momento en que comienza cada movimiento.

 

 

Como anécdota os dejo otras dos versiones. La primera es de Los Proms unos conciertos de los que ya hablamos en esta sección cuando nos referimos a  Pompa y Circunstancias de Edward Elgar (aquí) en la que grandes solistas como Mstislav Rostropovich, Michael Tilson Thomas, Anne Sofie Mutter, Samuel Ramey, Pinchas Steinberg son los que se van a hacerse cargo de interpretar la parte de los juguetes.

 

 

La segunda tiene la gracia de que está interpretada por niños. No son los mejores intérpretes del mundo ni mucho menos, sus tempos, afinación… son los más correctos, es más dejan bastante que desear, pero a los chavales seguro que les gusta.

 

Los TALLERES de RZ100arte
Las artes plásticas del s. XX al alcance de los más pequeños

A partir de una historia, una anécdota o una experiencia personal del artista y desde la práctica y el disfrute introduciremos a nuestros niños, de una manera lúdica y amena, en algunas de las principales técnicas, escuelas o estilos que se desarrollaron en las artes plásticas del s. XX, ampliando con ello su imaginario y ofreciéndoles técnicas y herramientas con las que puedan crear, desarrollar su imaginación y por qué no, con las que puedan disfrutar del arte de cualquier época.

JugARTE: Matisse, Klee, Miró… te lo cuentan

Jugart: …. te lo cuenta utiliza la predisposición natural del niño hacia las imágenes para introducirles en el universo pictórico de un artista plástico, acercándoles a través del juego y el entretenimiento algunas de sus obras más conocidas a partir de las cuales contaremos una historia sobre la que posteriormente ellos pintarán.

Historias contadas con música

La música clásica está llena de historias fantásticas protagonizadas por bellas princesas, ogros malvados o aprendices de brujos bastante patoso. Historias sobre museos, sobre pájaros encantados o sobre ciudades en otro tiempo gloriosas y hoy sumergidas en el agua. En “Historias contadas con música” utilizaremos algunas de estas maravillosas obras para mostrar a nuestros niños que la música, sin necesidad de imágenes visuales ni de palabras, también habla y nos cuentas cosas.

Mirar a través. Un cuadro. Una historia

Un ciclo de talleres que además de proporcionarles un rato delicioso observando, imaginando y haciendo arte; de formentar su imaginación y su capacidad de concentración y memoria son una posibilidad magnífica para iniciar a los niños, de una manera absolutamente lúdica, en el camino hacia el disfrute artístico.

Las 10 obras mas famosas de la música clásica contadas para ti.

El ciclo Las 10 obras más famosas de la música clásica está concebido como un curso de diez clases para adultos que les guste la música clásica y deseen poder disfrutarla con intensidad. 10 sesiones en las que de una manera clara y con un lenguaje cercanodesmenuzaremos esas obras tan “respetadas” de la música clásica para ofrecer pautas de escucha que permitan a nuestro auditorio disfrutar y hacer disfrutar de ellas.

A través de El Jardín de las delicias

El presente taller utiliza la predisposición natural que tienen nuestros niñ@s hacia las imágenes para acercarles en el V centenario de la muerte de El Bosco, desde el juego y el entretenimiento El Jardín de las Delicias una de sus obras más significativas, conocidas y apreciadas.

Monstruos mitológicos. La mitología al alcance de los más pequeños

Una ruleta, 15 monstruos, 15 excusas para introducir a nuestros niños, de una manera amena y sencilla, en el fascinante mundo de la mitología. De cuál hablamos únicamente depende de la mano inocente que haga rodar la ruleta. Las posibilidades muchas, incluso nos puede tocar hablar de cómo la mitología griega está presente hasta en su querido Harry Potter.

Las 10 obras más famosas de la música clásica contadas para niños

¿Te gusta la música clásica? ¿Te gustaría disfrutarla junto a tus hijos, nietos, sobrinos…? Si la respuesta es sí pero no sabes cómo hacerlo, éste es tu curso. A través de juegos, videos, bailes, canciones, historias, teatros… desmenuzaremos esas obras tan “respetadas” para daros las pautas de escucha necesarias con las que disfrutar y hacer disfrutar con ellas.

Te puede interesar:

Deja tu comentario


Once − Once =