Mirar a través. Un cuadro. Una historia

Volver a talleres

Mirar a través. Un cuadro. Una historia

|

.

.

Duración: dos horas (cada taller)

Edad a la que va dirigida:

  • Taller infantil ( a partir de 7 años)

 

Necesidades:

  • Proyector
  • Material de papelería

 

Una de las mayores virtudes que tienen los ojos de un niño ante cualquier obras de arte es la ausencia de ideas preconcebidas y prejuicios.Los niños no tienen esquemas fijados, para ellos un cuadro no es ni bueno ni malo. Un cuadro es sorprendente, inesperado, misterioso. Una pintura aviva su imaginación, les permite elaborar historias y, por supuesto, descubrir las que en ellos se esconden.

.

.

.

El presente ciclo de talleres titulado Mirar a través. Un cuadro. Una historia utiliza la predisposición natural que tienen nuestros niñ@s hacia las imágenes para acercarles algunas de las principales obras maestras de la historia de la pintura y mostrarles, desde el juego y el entretenimiento, caminos con los que descubrir lo que estos cuadros esconden, lo que estas obras nos narran.

 

Las obras seleccionadas son:

  •  Juegos de niños, Pieter Bruegel el Viejo (1560)
  • La Primavera. Sandro Botticelli (hacia 1477-78)
  • La Gioconda. Leonardo da Vinci (1503-1519)
  • El Jardín de las delicias, El Bosco (1500-1510)
  • Las Cuatro estaciones, Giuseppe Arcimboldo (1593)
  • Las Meninas, Diego Velázquez (1656)
  • El dormitorio en Arles, Vincent van Gogh (1889)
  • Las Hilanderas, Diego Velázquez (1655-1660)
  • El Carnaval de Arlequín, Joan Miró (1925)
  • El Guernica, Pablo Picasso (1937)
  • Latas de sopa Campbell, Andy Warhol (1962)

.

.

.

Durante dos horas trabajaremos una de las obras arriba indicadas en cuatro niveles diferentes:

• Primer nivel. Toma de contacto.

• Segundo nivel. Investigación. Buscamos con lupa.

• Tercer nivel. Leemos el cuadro. Contamos su historia.

• Cuarto nivel. Creamos nuestro cuadro

.

Un ciclo de talleres que además de proporcionarles un rato delicioso observando, imaginando y haciendo arte; de fomentar  su imaginación y su capacidad de concentración y memoria son una posibilidad magnífica para iniciar a los niños, de una manera absolutamente lúdica, en el camino hacia el disfrute artístico.

.


.

Porque los cuadros  suenan, los cuadros huelen, los cuadros hablan y nos cuentan cosas… son siempre formas posibles, a la espera y búsqueda de un lector, de un cómplice. Tan sólo necesitamos un impulso, una pequeña ayuda para poder acceder a ellos y ponernos a su altura.

Pinchando en los siguientes enlaces podéis ver el desarrollo de alguna de las sesiones de Mirar a través. Un cuadro. Una historia

Más talleres para niños