LIBROS PARA EDUCAR EN VALORES: Las tres princesas pálidas

Volver al blog

LIBROS PARA EDUCAR EN VALORES: Las tres princesas pálidas

Consecuencias de las acciones | Educar en valores. Libros para trabajar... | envidia | Henaff, Carole

Como todos los lunes una recomendación literaria. La de hoy viene firmada por Maria José Martín Francés (texto) y Carole Hénaff (ilustraciones). Su título: Las tres pincesas pálidas.

.

.

Los que seguís RZ100 Cuentos de boca probablemente os extrañe el título que hoy he elegido pues la verdad que los libros de princesas mucho, lo que se dice mucho, no me suelen gustar. Pero el de hoy no es un libro de princesas al uso, de esos en donde la bella dama espera paciente que un gentil muchacho le arregle la vida. Las tres princesas pálidas es un libro que nos remite a los cuentos clásicos ambientados en un tiempo remoto y en un reino de ensueño, con un anciano monarca que depositará en su pueblo la elección más difícil de su vida: encontrar su sucesora.

.

.

Un precioso cuento, escrito por María José Martín Francés con la estructura propia de las narraciones orales, repetitiva, con las palabras justas y diálogos rimados, que nos envuelve desde la primera página para contarnos una historia que nos muestra las virtudes y los defectos del género humano, una historia sobre el poder o lo que somos capaces de hacer por conseguir ese poder. Pero una historia en la que, como en los mejores cuantos de la tradición oral, acabará imponiéndose el final más justo.

Si os parece os cuento un poquito.
.
.

.

Había una vez hace mucho tiempo,
un rey que tenía tres hijas de rostro tan claro

y transparente como el cristal.

Pero este rey cada vez se sentía más viejo y cansado por lo que decidió que debía elegir a su sucesora para cuando él no estuviese. Nuestro rey que era un ser tremendamente justo y quería a sus tres hijas por igual, no se atrevía a tomar partido por ninguna así que decidió consultar al pueblo para que fuese este quien decidiese la princesa que debía reinar.

.

.

¡Gentes del pueblo!,
¿cuál de mis tres hijas queréis que sea
vuestra próxima reina?

¿Y sabéis qué le contestó el pueblo al ver a sus princesas?

¿De tus tres hijas?

¡Ninguna!

¡Son pálidas como la Luna!

Ante semejante respuesta el rey triste y preocupado se retiró a sus aposentos para pensar cómo podía solventar la situación y a su vez, cada una de las princesas, se puso manos a la obra para conseguir el reino intentando mejorar ese color que les impedía ser la elegida.

.

.

La  mayor de ellas creyendo que por derecho el trono le correspondía, decidió beber esa misma noche mientras todos dormían…

El juego de siete estrellas,
el zumo de tres luceros
y un trozo de cielo entero.

Pero a la mañana siguiente el pueblo la rechazó porque el rostro de nuestra princesa se había teñido de  AZUL.

¡Esta, ni reina ni nada!

¡Tiene la cara azulada!

.

Parecido camino tomo la mediana, pero en lugar de beber el cielo decidió recorre valles, montañas, praderas… en busca de una luminosidad que la que convirtiese en reina. Pero a su vuelta, cuando saludó desde el balcón para que el pueblo la elegiese, tampoco la encontraron con la tonalidad adecuada. Por lo que acabó llorando, enojada y enrabietada en la cama.

.

.
Y que pasó con la última. Pues no os lo voy a contar solamente deciros que ella bondadosa y amante de su padre no deseaba ser la elegida pues ello significaba que la muerte de éste estaba próxima.

Y a veces la bondad y el amor triunfan…

.

Una preciosa historia para seguir hablando con nuestros alumnos sobre valores, virtudes, defectos, afectos… que su autora, Mª José Martín,  maestra de Infantil y creadora de recursos educativos basados en los cuentos, suele narrar con tres tarros de agua y una botella. El rey es la botella y cada princesa un tarro de agua en el que Mª José deposita papeles de colores que van tiñendo el líquido: la princesa azul, que se bebe las estrellas para dejar de ser pálida; la princesa verde, que se revuelca en las praderas buscando agradar a su pueblo, y la princesa roja, iluminada por el sol del amanecer…

.

.

Las ilustraciones que ha creado la ilustradora francesa Carole Hénaff realizadas en tonos pasteles con líneas curvas y trazo fino, llenas de motivos vegetales y geométricos nos trasladan a un Oriente de ensueño y son el complemento perfecto de un álbum ilustrado que, como las mejores historias de la tradición oral, vuestros chavales desearan que se lo contéis una y otra vez.

.

.

Espero que os guste y os sirva.

Te puede interesar:

Deja tu comentario


6 + catorce =